MIEDO AL COMPROMISO COMO MODA PASAJERA

Es el fantasma de cualquiera que desea empezar una relación. Quieres tomártelo en serio, mientras que la otra persona, ya sea implícitamente o explícitamente muestra que él/ella no quiere eso o no puede hacerlo. A menudo se describe esta actitud como miedo al compromiso. Pero,¿qué es realmente el miedo al compromiso? Es un problema serio que podéis compartir o meramente una excusa de alguien que no se preocupa suficientemente por la otra persona, pero desea aprovechar los beneficios de una relación. La última es la más probable. Es más fácil expresar el miedo al compromiso que admitir ‘No estoy seguro de querer empezar una relación seria contigo’.

¿EXISTE EL MIEDO AL COMPROMISO?

En sentido estricto, el miedo al compromiso es un desorden mental que normalmente proviene de experiencias dolorosas del pasado, en su mayoría durante la infancia temprana. Si, por ejemplo, un niño fue abandonado o sometido a abusos en algunos aspectos, después en la vida adulta, este niño puede experimentar problemas con las relaciones íntimas. Como consecuencia, esta persona evitará inconscientemente la intimidad y mantendrá las parejas alejadas porque la intimidad se asocia a relaciones desagradables en la infancia. Lógicamente, este desorden existe, y aquellos que la padecen, podrían tomar la decisión de tratarla, junto con su pareja. Por ejemplo con ayuda de una psicoterapeuta.

MIEDO COLECTIVO AL COMPROMISO

En mi trabajo como Personal Matchmaker, he descubierto que también existe un tipo diferente el compromiso, un miedo colectivo al compromiso que es común entre la clase media holandesa. Veo que mucha gente que tiene vidas con éxito en muchos aspectos y han mantenido una relación prolongada, se comportan de manera frenética, particularmente donde se involucran la intimidad y las relaciones. Mucha gente que normalmente tiene seguridad de su mismo, ahora de repente se vuelve muy insegura, pone fin a las relaciones de inmediato y mantiene a sus parejas alejadas. Este comportamiento parece ser un problema en aumento.

FENÓMENO CULTURAL

Creo que este miedo al compromiso se origina a partir de nuestra cultura actual. El individualismo todavía está creciendo. Fomentar la propia felicidad es el ideal de vida actual. Una relación de amor debe contribuir a esa felicidad. Así que esto implica que cuando una relación se convierte de manera temporal en algo ligeramente difícil y, de esta forma, no se suma a esta felicidad, se termina.

Actualmente, las relaciones terminan más rápidamente y más a menudo que las relaciones en el pasado. Más de uno de cada tres matrimonios acaban en divorcio. En las ciudades incluso uno de cada dos.

Además, tenemos unas expectativas de relación más altas. Esas expectativas se fomentan a causa de las imágenes ideales que nos muestran loa diferentes medios de comunicación. Queremos conservar una aspecto joven hasta una edad avanzada, que es lo que esperamos de la pareja. En una relación, queremos poder llevar una vida totalmente independiente con, además de hijos, una carrera propia, vida social, aficiones e intereses. Al mismo tiempo, queremos que nuestras relaciones siempre sean buenas y placenteras. Queremos que nuestra pareja sea un admirador romántico, un oyente comprensible, un amigo de verdad y un adversario. Y, finalmente pero no menos importante, el sexo debe ser fantástico y exuberante. No debe sorprender que las relaciones románticas no puedan siempre cumplir las expectativas.

Estas altas expectativas y nuestra idea individualista de que somos nosotros los responsables de nuestra propia felicidad, hace que nos debamos a nosotros mismos tomar las mejores decisiones. Como tal, tomar una decisión respecto al amor se ha convertido en algo bastante difícil. Como resultado, parecemos sufrir de manera colectiva de un tipo de miedo al compromiso. No solo queremos lo mejor en términos de relaciones, también corremos un alto riesgo de ser abandonados, a nosotros mismos.

Además, las nuevas formas de tener citas a través de agencias de citas en Internet y redes sociales incrementan el número de opciones. Esto hace, sin embargo, que sea incluso más difícil tomar una decisión. Puedes buscar pareja a cualquier hora del día y de la noche. Son numerosas. En caso de duda, simplemente cambias, por lo que no es sorprendente que parezca que tengamos más problemas con el compromiso.

ANHELO DE UNA RELACIÓN DURADERA

Por supuesto, todo esto no sería un problema si nos sintiéramos felices con este tipo de vidas amorosas. Sin embargo, no nos sentimos felices en absoluto. Nunca he tenido el placer de conocer al soltero feliz. Todo el mundo tiene una sensación de pertenencia, quiere experimentar una relación íntima profunda, alguien con quien compartir su vida, alguien que proporcione apoyo en los momentos difíciles. Por tanto, la cuestión no es que el deseo o anhelo se haya desvanecido, sino que el miedo ha aumentado. Así que esto también es un desorden, un desorden que de algún modo está conectado a nuestra cultura. Ya que este miedo no está relacionado con un trauma de la infancia, se puede tratar fácilmente.

En mi trabajo, paso mucho tiempo eliminando este miedo y ofreciendo la oportunidad de llegar a conocer a alguien de verdad. Las personas y relaciones son demasiado complejas para hacer una comparación sencilla. Hay relaciones sanas y relaciones malsanas. Las relaciones sanas son siempre preciosas. No caigas en el error del perfeccionismo o de tu propia inseguridad. No tengas duda de la elección y no te quedes mirando. En lugar de eso, emplea el tiempo en estudiar al otro para aprender a comprender esto. Puedes pasarte toda una vida haciendo eso. Y es mucho más emocionante que tu propio miedo o los problemas de tu vecino.

 

Estás invitado a una reunión de acercamiento no vinculante.


Volver atrás